Condominio en una vivienda

Comprarse una vivienda en pareja es algo normal para poder hacer vida en pareja o en familia, si se decide tener hijos. Pero el problema viene dado cuando la pareja se rompe y hay que dividir la propiedad. En este caso, el condominio puede ser una buena opción para conseguir que ambas partes salgan ganando.

Condominio en una vivienda. ¿Qué es el condominio?

Se puede decir que el condominio es la herramienta que puede usar una pareja para traspasar la vivienda al ex y así conseguir pagar menos impuestos. Gracias a este sistema, se consigue que una separación sea menos complicada y en consecuencia el divorcio salga menos caro.

¿Cuándo se extingue el condominio?

Hay que dejar claro que la extinción del condominio es la transmisión de la vivienda compartida a una de las dos partes. Este trámite está regulado por los artículos 400 y 406 del Código Civil.

Por regla general, cuando una pareja compra una vivienda, esta compra se realiza a través del régimen de copropiedad. En caso de divorcio, la extinción de condominio entra en juego, lo que quiere decir que pone fin al régimen de copropiedad o lo que es lo mismo, la vivienda pasará a manos de una sola persona. Para conseguirlo, la persona que se quedará la vivienda tendrá que pagar la parte correspondiente a la persona que cederá los derechos. Si la vivienda está al 50%, la parte compradora tendrá que pagar el 50% del valor.

El condominio es una gran herramienta a la hora de repartir un bien que no se puede dividir. Gracias a este sistema, la vivienda se la puede quedar una parte y la otra se llevará el valor monetario.

Cómo es la extinción de condominio

El condominio no se puede realizar a la ligera, sino que tiene que hacerse a través de un contrato especial y se debe regular a través de un notario para que tenga validez. Una vez firmado por ambas partes, el contrato debe llevarse al registro de la propiedad para que se hagan los cambios correspondientes. Así la vivienda quedará registrada a nombre de quien corresponda.

La principal ventaja de apostar por el condominio frente a la opción de compra venta es que se evita pagar tantos impuestos.

¿Quién paga los gastos de una disolución de condominio?

Si apuestas por el condominio, debes saber que tendrás que abonar el impuesto de actos jurídicos y los gastos de notaría. Dependiendo de la comunidad autónoma donde residas, el impuesto será del 1% o del 0.5%.

Si tenemos en cuenta una de las últimas sentencias del Tribunal Supremo, podemos ver que el impuesto de actos jurídicos debe ser pagado por parte del comprador. Además, el impuesto no debe afectar al 100% del valor de la vivienda, sino que debe afectar al importe de la parte que se va a comprar. En cuanto al resto de gastos como los gastos de notario, lo normal es que también vayan a cargo del comprador, pero en ocasiones se puede pactar pagar a partes iguales.