Qué ventajas tiene la venta de la vivienda habitual para los mayores de 65 años

Qué ventajas tiene la venta de la vivienda habitual para los mayores de 65 años. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF presenta peculiaridades muy relevantes para los mayores de 65 años, y es necesario tenerlas en cuenta para, así, ahorrar algunos euros. 

Alguno de los beneficios fiscales de los que pueden disfrutar los mayores de 65 años es, por ejemplo, el hecho de que muchos jubilados están exentos de pagar impuestos si perciben una renta inferior a 14.000 euros anuales. Sin duda, otro de los beneficios fiscales más importantes para los mayores de 65 años es la venta de su vivienda habitual. 

Qué ventajas tiene la venta de la vivienda habitual para los mayores de 65 años: exenta de IRPF

Uno de los beneficios fiscales más importantes lo pueden gozar en la venta de la vivienda habitual para los mayores de 65 años, la cual está absoluta y completamente libre de impuesto a partir de esa edad. Así, la exención por la venta de la vivienda habitual cuando se tienen más de 65 años es del 100%.

De acuerdo con los datos de Hacienda, un pensionista puede ahorrarse entre un 19% y un 23% de las rentas obtenidas, sin que sea necesario invertir el importe obtenido por la venta de su vivienda habitual en una nueva vivienda.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que esta exención tan solo se aplica cuando se vende la vivienda, de forma que, en ningún caso el pensionista se podrá beneficiar de dicha exención si aún conserva la propiedad de la vivienda. Esto ocurriría, por ejemplo, en el caso de transmitir la vivienda en usufructo y de seguir conservando la nuda propiedad. Además, si la titularidad de la vivienda habitual es compartida y uno de los cónyuges es menor de 65 años, la exención solo se le aplicará al mayor de 65 años y solo sobre la parte de la vivienda que le pertenezca.

¿En qué casos los mayores de 65 años están exentos de IRPF por la venta de la vivienda habitual? Lo que dice el Tribunal Supremo

La jurisprudencia del Tribunal Supremo establece en qué casos los mayores de 65 años están exentos de pagar impuestos por la venta de su vivienda habitual. Así, aunque se considera como vivienda habitual, a efectos fiscales, aquella en la que la persona ha residido durante un plazo no interrumpido de 3 años, para el Tribunal Supremo el criterio es bien distinto. El Tribunal Supremo pone el foco en la condición de propietario del vendedor en dicho plazo.

De acuerdo con la jurisprudencia de este órgano, no es suficiente con ser propietario de la vivienda habitual en el momento de la venta, sino que el vendedor deberá tener la condición de propietario de la misma durante un plazo de, al menos, 3 años -recordemos que para considerar a una vivienda como habitual se exige el haber residido ininterrumpidamente durante 3 años-. De esta forma, si se vive en una vivienda habitual bajo un derecho distinto al de propiedad, no se cumplirían los requisitos establecidos por el Supremo y no se aplicaría la exención en el IRPF.

Tienes más dudas????.  Aquí te las resolvemos