La importancia del certificado de eficiencia energética. Precio kwh y otros datos.

La importancia del certificado de eficiencia energética. Precio kwh y otros datos

La importancia del certificado de eficiencia energética. Precio kwh y otros datos.

¿Sabías que el certificado de eficiencia energética es obligatorio? En este artículo te hablamos de ello y del precio del kWh y otros datos.

¿Qué sucede con el precio del kWh?

El precio del kWh (kilovatio por hora) en España se ha vuelto loco, ya que en el mercado eléctrico sus niveles han llegado a los 180 euros el megavatio, elevando el coste de la factura media hasta los 77 euros al mes, según explican desde Companias-de-luz.com. Medios de comunicación, ciudadanos, tertulianos, feriantes y jubilados en el parque hablan de ello, y cada uno sin embargo con una explicación diferente y con el precio del kWh? motivos diversos que parecen no llegar a una tangente de compresión colectiva. ¿Qué está sucediendo?

Existen varios factores, algunos externos y otros internos y relativos a España. Los externos se explican por la ola de subida de precios en Europa por el incremento del precio del gas a causa de la pandemia de coronavirus. El parón por los confinamientos redujo la producción y oferta y la posterior recuperación económica hizo que la demanda superara la oferta existente, por lo que los precios se han disparado. Como en parte la electricidad se genera a través de los ciclos combinados de gas natural, esto repercute también en su precio, tal y como señalan desde Companias-de-luz.com. El aumento del precio del bono de CO2 y el menor aporte de las renovables por el vaciamiento de los embalses causa que se dependa todavía en gran parte de los combustibles fósiles y no se pueda reducir la factura.

Desde la asociación de consumidores Facua se alude a que parte del problema se encuentra en que en España tres grandes empresas privadas controlan el 90% de la generación eléctrica y la gran presión que estas ejercen sobre la elaboración de leyes y planes en el modelo energético del país. Mientras muchas familias tienen serias dificultades para llegar a fin de mes.

¿Para qué sirve el certificado de eficiencia energética?

El certificado de eficiencia energética es imprescindible para vender o alquilar la vivienda o inmueble desde el año 2013, está regulado por el Real Decreto 235/2013. Se incluye en los contratos de compraventa y alquiler. Este documento se traduce en la etiqueta energética, similar a la que tienen los electrodomésticos. Tal y como señalan desde Companias-de-luz.com, la vivienda con mejor eficiencia energética tiene una A mientras que la peor una G. ¿Qué datos tiene? Valora la orientación de la casa, la envolvente, los sistemas de producción de energía y la iluminación. Además, en los anexos añade aspectos como las características térmicas del inmueble, las recomendaciones de mejora para conseguir una mejor calificación, etc. Este certificado tiene un precio de entre 150 y 300 euros, dependiendo del técnico que se contrate y su objetivo es que los edificios que cuenten con eficiencia energética destaquen y se adquieran antes que el resto. En definitiva, les da un valor añadido.

Para poder obtener la mejor nota en el certificado de eficiencia energética deben implementarse las siguientes medidas:

  • Apostar por los sistemas de domótica que permiten el control inteligente y a distancia de ciertos dispositivos del hogar tales como: aparatos de climatización, persianas, iluminación y puertas.
  • Sustituir los electrodomésticos presentes en tu domicilio por modelos nuevos con un certificado A+++ de eficiencia, así como el las lámparas de cada zona de la vivienda por nuevas lámparas LED de bajo consumo.
  • Hacer una revisión anual de las instalaciones eléctricas y de gas natural: para detectar posibles fugas y fallos que pueden empeorar la eficiencia de tu casa. Invierte en modelos nuevos de radiadores, termostatos y contadores digitales para controlar de manera eficaz tu consumo y ahorrar en gasto energético.
  • Invertir en técnicas de aislamiento térmico: rehabilita el estado de las fachadas del exterior de la vivienda con el sistema SATE, aplica inyecciones de material aislante en las paredes, coloca paneles y revestimientos aislantes de materiales naturales como la madera, instalar dobles ventanas de aluminio y da una mano de pintura térmica.